Encarnación podría crear el vino de mango


como debería ser un desayuno nutritivo

El Departamento de Comunicaciones de la UNI logró entrevistarse con profesor Vanildo Luiz Del Bianchi, docente de la Universidad Estatal Paulista Júlio de Mesquita Filho (UNESP), quien busca crear nuevos alientos para una ciudad creciente como Encarnación, entre ellos, el vino con frutas características de la región. Su presencia en la UNI se da por medio del programa de Movilidad Docente, coordinada por la Asociación de Universidades del Grupo Montevideo (AUGM) del cual la UNI es parte.

Bianchi permanecerá 15 días e intercambiará experiencias con docentes y alumnos de la Facultad de Ciencias y Tecnología (FaCYT), a través de charlas, conferencias, experimentos en laboratorios, entre otras actividades académicas y de investigación.

¿Qué siente usted al llegar a Encarnación?

Estoy muy honrado de estar acá, muy contento por esta posibilidad de intercambio entre las 2 universidades. Estamos en un mundo totalmente globalizado. Si nos encontramos aislados no vamos a crecer.

Entonces, el intercambio de información es fundamental, el intercambio entre los alumnos, profesores, de nuestras ideas e investigaciones. Todo ello para que la UNI y la UNESP puedan agregar valores importantes, tanto ético como en lo moral y profesional a las personas que van a compartir este intercambio.

Con su presencia en la UNI ambas ciudades pueden aportar mucho

Estamos hablando de la ciudad de San José de Río Preto de Brasil, con una población de 450 mil habitantes. Tanto Encarnación como San José son dos ciudades muy parecidas, como la comunidad agrícola que está muy presente. Algunos cultivos también son similares y otros no.

vanildoAlgunas industrializadoras son similares, como las lecheras, las panificadoras. Muchas cosas en común tenemos. Queremos sumar nuestros conocimientos.

¿Las investigaciones compartidas ampliarán los conocimientos?

Estaré trabajando mucho durante los 15 días, e intentar hacer lo máximo de integración y aumento de los conocimientos. Debemos agregar muchos conocimientos aquí.

En esta especialidad, yo creo que tenemos un poquito más de experiencia. Nosotros empezamos en 1985 con la carrea de ingeniería de alimentos, mientras que ustedes en el 2007. Entonces, vamos a intentar a compartir con los estudiantes para que ellos puedan crecer profesionalmente y tener otra visión. De todos los intercambios de conocimientos con alumnos yo siempre salgo enriquecido personalmente y profesionalmente.

¿Qué mirada tiene acerca de los desafíos de la biotecnología?

Es un poco complicado eso. Nosotros tenemos una característica socio-geográfica y política especial. Nuestra región tiene escases de alimentos por estar equivocada en la distribución.

Nosotros también tenemos la presión del crecimiento poblacional en la ciudad de San Pablo, con más de 15 millones de habilitantes y con un cinturón verde al no que no era posible alimentar a tantas personas.

Si Encarnación empieza a crecer rápidamente su población, entonces nosotros no vamos a poder a alimentar a esas personas. Allí radica la importancia del trabajo del ingeniero en alimentos. Estamos intentando hacer que el alimento permanezca un poco más saludable, con sus características por mucho más tiempo.

¿Está hablando de la práctica de la biotecnología?

Si hablamos de biotecnología, allí podemos ampliar muchos nuestras visiones. Con ello se puede agregar olores más agradables a los alimentos, sabores más diferentes y agradables. Podemos hacer alimentos con texturas más agradables, hasta podemos crear nuevos alimentos.

Mi área es la microbiológica, entonces con los microorganismos podemos hacer más alimentos, nuevos productos. Pero hasta ahora no sabemos qué va a suceder, pese a que sabemos que tenemos la manipulación genética, que manejamos a la soja, al maíz y otros.

¿Cuál es su preocupación como profesional investigador en este ámbito?

No trabajo para la producción de alimentos. Yo soy ingeniero químico y estoy preocupado por la gestión ambiental. Estoy preocupado en cuanto a la producción de alimentos que sean agradables y sostenibles para las personas.

Entonces, La investigación que hago en Brasil intentará poner en la cabeza de los estudiantes lo importante que es el tratamiento de las aguas residuales dentro de una industria de alimentos.

¿La industria de Brasil causó daño importante al medio ambiente?

Brasil sufrió un proceso de industrialización muy grande. Cuando era estudiante universitario yo afirmaba en la clase del profesor portugués que están acabando con nuestro medio ambiente, entonces el profesor me respondía con una pregunta: “Vanildo, ¿usted quiere desarrollo o medio ambiente?, pues le recuerdo que ahora es momento del desarrollo”, me respondía categórico.

Sí, en Brasil todos lo ríos fueron contaminados, pero ahora empieza un trabajo de recuperación. Ahora, las industrias ya no pueden más arrojar sus basuras al agua. Se que ahora la industria sólo desea el lucro y que el tratamiento de residuos es un gasto necesario.

Por un lado, nosotros tenemos que enseñarle a nuestros jóvenes que el medio ambiente ahora es más importante a que el desarrollo, pues de eso ya hemos desarrollado bien. Ahora nos queda desarrollar un poco más lento y cuidar el medio ambiente.

¿Porqué gastamos tanto dinero para tratar el agua?, ¿porqué no podemos producir un nuevo bien que surja de esta agua residual? El agua residual tiene mucho carbohidrato, mucho nitrógeno, sales minerales que son propiedades muy importantes para los microorganismos.

Entonces, los microorganismos pueden producir alguna cosa más que no sea solo C02 de agua, o buscar más de su gas carbónico, sino darle un valor agregado más a los alimentos con ello.

Por eso yo tengo otras líneas de investigación: la producción de vino, cerveza, bio-lactantes, que son alimentos que nosotros estamos intentando cada vez más mejorar, de darle más sabores agradables y diferentes.

Hacer vino de frutas de esta región de Itapúa es posible. Debemos hacer el vino de mango. Mi línea de pesquisa, se llama bebidas alcohólicas regionales, entonces para Encarnación podríamos crear el vino de mango en el tiempo que permanezca por la UNI.

 

Fuente: Departamento de Comunicaciones del Rectorado (Dcom)

 

 

 



Dejar un comentario